¡¡¡No me envíes las fotos por WhatsApp!!!

consejos - Comentarios -

Seguro que ya te han intentado convencer un montón de veces de que abandones Whatsapp en favor de otras aplicaciones de mensajerías, con un puñado de argumentos de peso (casi todos ellos reales), pero al final lo que prima es el hábito y la cantidad de gente que lo utiliza. No hay discusión y no pretendemos cambiar eso, pero sí que intentamos avisarte de una carencia de Whatsapp que tal vez desconozcas y que debes tener en cuenta.

Cada vez que envías una foto por este medio, la aplicación lleva a cabo una compresión enorme del archivo para que 'pese' menos y sea enviado más fácilmente por sus servidores. Esto, que no es un problema para cualquier imagen que envías con la única intención de mostrar algo, es un desastre si lo que intentas es hacer llegar el original a una persona para que haga con él lo que quiera.

El problema fundamental es que, si la imagen ya de por sí puede ir justa de resolución si ha sido tomada con un móvil, además verá reducido su tamaño, con la pérdida de calidad asociada, y será prácticamente inservible en cuanto el receptor pretenda hacer algo con ella más allá de visualizarla en su móvil. Nada de imprimirla para ponerla en un portarretratos, nada de incluirla en un vídeo para ver en pantalla grande, nada de incluirla en un álbum fotográfico...

Eso no quiere decir que no podamos enviar fotos por Whatsapp, sino que entendamos que según el uso que se le vaya a dar a esa foto (ahora o en el futuro), puede no ser el mejor medio para hacerlo, porque es una pena que la foto de nuestra visita al Big Ben, por ejemplo, quede convertida en una imagen medio borrosa para la persona que quiere guardarla como recuerdo  y hacerse un cuadro con ella.

Afortunadamente, es tan sencillo como dejar para el Whatsapp sólo aquellas fotos de consumo diario, para echar unas risas o mostrar algo sin más recorrido, y utilizar el email u otras aplicaciones que no comprimen los archivos, como Telegram, para enviar las fotos que la otra persona puede querer conservar. Así de fácil. El email es lo más cómodo y seguro y sigue existiendo y funcionando, aunque algunos casi lo hayan olvidado.

Esperemos que este consejo os evite sorpresas a la hora de echar mano de una foto que atesorabáis con cariño y os resultó inservible cuando, por ejemplo, decidisteis incluirla en un álbum fotográfico por su baja resolución.

Comentad y compartid esta entrada si os parece interesante. Volveremos con más ideas y consejos con un único fin: ayudaros a mejorar vuestros recuerdos. 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 2 =
Ver anterior Ver siguiente
Últimas entradas
Categorías