Cuando las fotos se convierten en una inversión rentable

consejos - Comentarios -

Todos tenemos smartphones con cámaras muy cualificadas que nos sirven para tomar fotos de lo que nos interesa en nuestro día a día. Quizá por eso tendemos a creer que cualquier tipo de foto que necesitemos la podemos solventar nosotros mismos tirando de móvil o, incluso, de nuestra cámara compacta de andar por casa. En la mayoría de los casos es así, pero hay situaciones en las que tal vez merezca la pena recapacitar un poco y valorar otras opciones.

Porque si de lo que se trata es de mostrar una imagen de la que va a depender un negocio o, sin ir más lejos, que va a ser nuestro escaparate profesional en redes sociales o en webs corporativas, tal vez usar unas fotos 'caseras' no sea la mejor idea.

Si vas a poner un piso en alquiler o en venta, las fotos que muestres van a ser el reclamo principal para captar compradores o inquilinos. No querrás que unas fotos descuidadas, oscuras, movidas o simplemente poco profesionales ahuyenten en lugar de enamorar a los posibles clientes.

En esos casos, como en los negocios que necesitas promocionar tanto en redes sociales como en la propia página web, e incluso cuando el producto eres tú como profesional, merece la pena ponerse en manos de un fotógrafo, que te ayudará a dar la mejor imagen posible y te garantizará unos resulrados acordes a la inversión que realices.

Porque te los debes plantear así, como una inversión. Ya no hablamos de un recuerdo (que cuanto más bonito sea más feliz te hará) sino de una inversión con vistas a lograr un retorno económico o una revalorización de imagen. 

En Fotogravidas sabemos de lo que hablamos y os queremos mostrar, como ejemplo, el trabajo que realizamos en un apartamento turístico situado en el centro de Madrid, a dos pasos de la Puerta del Sol, decorado con un gusto exquisito pero complicado de fotografiar por las reducidas dimensiones del mismo. El resultado creo que habla por sí solo. A veces, gastar un poco de dinero en hacer las cosas bien sale a cuenta.

Deja un comentario

Redecora tu vida con tus fotos

productos - Comentarios -

Se dice hasta la saciedad, pero hasta que no lo compruebas en persona no te das cuenta de la verdad que encierra la frase: tus fotos no están acabadas hasta que las tienes en tus manos, sobre un soporte físico. Esto no quiere decir que cada foto que hagas tengas que imprimirla, pero sí que hay algunas, esas fotos especiales, que merecen tener un hueco entre tus tesoros mejor guardados.

Por eso, en Fotogravidas estamos siempre buscando los mejores soportes para nuestros trabajos. Desde los álbumes hasta los cuadros con lo que puedes decorar tu casa con el valor añadido del recuerdo que lleva implícita esa foto tan especial para ti. Aprovechamos la propuesta de Saal Digital (uno de nuestros laboratorios de referencia) para probar sus cuadros en un material que llaman GalleryPrint y no nos ha defraudado.

Se trata de un cuadro impreso directamente sobre una capa de metacrilato sobre una superficie de refuerzo de aluminio, ideal para lucir cualquier imagen al máximo. Los colores, como siempre en este fabricante alemán, son fieles al archivo original casi en un 100 por 100 y el brillo del metacrilato le otorga ese plus de viveza y nitidez que buscamos. En una semana estaba en nuestro poder y con el soporte para colgarlo en la pared incorporado.

Si te das un paseo por Ikea verás que la inmensa mayoría de los cuadros que utilizan para decorar son fotografías. En color, blanco y negro, sepia, estilos vintage o como más te gusten y mejor combinen con el estilo de tu casa, pero siempre con ese extra de emociones que sólo una foto puede proporcionar.

Nuestro consejo es que no dejes pasar la oportunidad. Seguro que entre tus fotos hay una que sientes especial, que te gusta mucho más que el resto por algo que tiene y que en muchos casos no sabes decir qué es. Pues ésa es la candidata ideal para llevarla a la pared en cualquiera de los formatos de cuadro que hay en el mercado. Seguro que no te arrepientes.

Y como siempre, ya sabes, puedes comentar o resolver dudas en nuestra web o en nuestra página de Facebook, o si lo prefieres envíanos un email a fotogravidas@outlook.com.

Deja un comentario

Cómo grabar vídeos que no hagan huir a tu audiencia

consejos - Comentarios -

Reconozcámoslo, aunque somos enamorados de la fotografía, hay situaciones en las que la acción requiere ser grabada en uno de esos vídeos en alta definición que nos ofrecen la mayoría de los móviles que llevamos en el bolsillo. Sin embargo, hay errores de bulto que arruinan el resultado y transforman lo que debía ser un bonito recuerdo en un espanto que hace huir a los sufridos familiares y amigos que tienen la desgracia de convertirse en nuestra audiencia. Para evitarlo, os ofrecemos unas sencillas e irrenunciables normas que harán que vuestros vídeos sean más apreciados.

  1. Graba siempre, siempre ¡¡¡SIEMPRE!!! en horizontal. Parece que no es importante y ni prestamos atención a este detalle, pero es esencial. No es un capricho ni ganas de fastidiar de los 'puretas' del vídeo, es que desde pequeñitos somos educados para ver en pantallas con formato horizontal (TV, ordenador, cine, fotos...) y no nos resulta agradable ver imágenes en vertical. Y menos proyectadas en pantallas horizontales, con las odiosas barras negras a los lados. Y esto es así por algo: el campo de visión del ser humano es horizontal porque tenemos los ojos uno al lado del otro, en horizontal, no uno encima y otro debajo. Así que no hay excusa: siempre el móvil tumbado cuando grabes vídeos.
  2. Estabilidad, estabilidad, estabilidad. No es un mensaje de Rajoy, sino una máxima que puede elevar tus vídeos caseros a la siguiente categoría. Las imágenes que saltan, se mueven constantemente, vibran o pierden el encuadre resultan molestas al espectador. Muy molestas. Por eso, debes asumir que eres un trípode para tu móvil y tu única misión es evitar que éste se mueva mientras grabas. Renuncia a ser Spielberg y evita los movimientos de cámara salvo que sea absolutamente imprescindible.
  3. No grabes del tirón, haz cortes. Los clips de 15 minutos seguidos en un mismo plano son insoportables salvo para aquellos que te quieren mucho. Pero mucho, mucho. Desde pequeñitos aprendemos un lenguaje visual que es el que vemos en la tele y en el cine. Fíjate en la longitud de los planos en series, películas y anuncios y entenderás que nos hemos acostumbrado a fragmentos muy cortos y cambios constantes, así que no intentes enseñar las travesuras de tu peque en un vídeo de 20 minutos seguidos porque es probable que te quedes solo o que la gente huya despavorida la próxima vez que digas que tienes un vídeo para enseñarles. Aprovecha los cortes para cambiar de encuadre (así aplacas tus ansias de hacer los movimientos de cámara que eliminamos en el punto anterior). Como norma, muchos clips cortos son una mejor opción que un gran 'chorizo'.
  4. El vídeo requiere edición. No es como las fotos y pierde mucho más si se muestra en bruto, sin un mínimo de trabajo para colocar los clips uno detrás de otro para dotarles de sentido. Si no tienes los conocimientos, el tiempo o las ganas necesarios, no pasa nada. Siempre puedes recurrir a tu amigo el 'frikie' de estas cosas a un profesional. En Fotogravidas estamos especializados en escuchar lo que deseas conseguir y hacerlo realidad empleando software profesional, como Final Cut Pro, para elevar tus grabaciones a la categoría de pequeñas películas de tu vida.
  5. Combina fotos y vídeos. No tiene que ser una cosa o la otra. Los mejores resultados suelen obtenerse de la combinación de la espontaneidad del vídeo con la carga emocional de las fotos, apoyada por una buena banda sonora. Si tienes material en ambos formatos, el Fotovideo puede ser más espectacular y, además, siempre puedes hacer otras cosas como cuadros o álbumes con las fotos.

Esperamos que estos consejos te sirvan para dejar de ser el terror de tus amistades cuando sale el tema de los vídeos grabados el último verano y, sobre todo, para que disfrutes de todo ese material que vas recolectando a lo largo de los años y que, aunque en el momento no lo pienses, luego vas a querer poder disfrutar de la mejor forma posible.

Deja un comentario

Un book profesional al alcance de todos

productos - Comentarios -

En Fotogravidas no paramos de buscar ideas y nuevas ofertas para nuestros clientes, pero siempre con una premisa: máxima calidad. Por eso, aceptamos la propuesta de @saal.digital.es para probar sus libros de fotos y evaluar así si cumplen con los criterios de calidad que exigimos para incluirlo en nuestra oferta. Una semana después de confeccionar y pedir el producto, nos llegó el libro. Aquí os ofrecemos nuestras impresiones.

El proceso de maquetación del libro es tan sencillo o complejo como el usuario quiera. Realmente utilizar el software, que se descarga de forma gratuita desde su página web y no es nada pesado, es muy sencillo e intuitivo. Para aquello que no busquen florituras, se puede confeccionar un libro, en cualquiera de sus variantes de tamaño y páginas, en pocos minutos. Tiene plantillas y ofrece la libertad de maquetar libremente las páginas, algo que valoramos muy positivamente. El único pero en esta parte del proceso fue la carencia de guías bien visibles para centrar o alinear más fácilmente las fotos, pero es un mal menor.

Sobre el resultado sí que no hay pegas. La calidad de reproducción es fantástica, con unos colores casi idénticos a los de la foto original en el ordenador. Y eso es lo que realmente vale. Con esa calidad de reproducción fotográfica y la calidad del papel, el libro es una delicia para mostrar en todo su esplendor las fotografías, si lo deseas a doble página porque su sistema de apertura en 180 grados lo permite. El envío tardó exactamente una semana en estar en nuestro poder desde el momento de hacer el pedido, perfectamente embalado para protegerlo.

Desde luego, Saal Digital es una muy buena opción por su calidad y por lo ajustado de sus precios. Para la realización de uno de nuestros books, es una apuesta ganadora. Si queréis probarlo, poneos en contacto con nosotros y quedaréis encantados de ver nuestro reportaje fotográfico impreso en un libro impecable para poder mostrar y guardar para siempre.

Deja un comentario

Rescata tus viejas fotos en papel con el móvil

aplicaciones - Comentarios -

Están dentro de un álbum olvidado en una estantería o, peor aún, en una caja que Dios sabe dónde andará, pero todas esas viejas fotos en papel son el recuerdo de la mayor parte de tu vida y es una pena que se pierdan o se deterioren por el paso del tiempo.

Por eso, lo mejor es armarse de valor y escanear todas las fotos antiguas que tienes, o al menos las más significativas de tu vida, para conseguir dos objetivos: evitar que el paso del tiempo y el lógico deterioro del papel termine destruyendo esos recuerdos que te hacen sonreír cada vez que los miras y, además, recuperar todos esos momentos para la vida digital: incluirlos en vídeos, compartirlos en redes sociales o con amigos y familiares fácilmente, etc.

La solución ideal sería disponer de un escáner dedicado o de una impresora multifunción y dedicarse a ir 'rescatando' tus fotos en papel de forma metódica, sin prisa pero sin pausa. Lo malo es que no todos tenemos esos medios en casa, pero sí que disponemos de un smartphone que, una vez más, va a ser nuestra salvación.

La aplicación Shoebox (disponible para Android y iPhone) sirve exactamente para eso: escanear fotos en papel para incluirlas en tu vida digital y tener así una copia que te asegure que no las vas a perder aunque ocurra una catástrofe, ya que permite almacenarlas en la nube gratis (tiene una versión Pro si necesitas más espacio para vídeos y más resolución para las fotos). Lógicamente, la resolución de la cámara de tu móvil determinará la calidad de la captura, pero en la mayoría de los casos debe ser suficiente sin pagar ni un euro.

Por supuesto, una vez que esas fotos estén digitalizadas, una de las mejores opciones es crear tu vídeo con Fotogravidas. Te aseguramos que las fotos antiguas dan mucho juego y tienen un plus de emociones que merece la pena aprovechar para hacer un regalo o dar una sorpresa a alguien.

Recuerda que puedes dejarnos tu opinión en los comentarios o en nuestra página de Facebook, donde actualizamos información y ofertas periódicamente.

Deja un comentario

¡¡¡No me envíes las fotos por WhatsApp!!!

consejos - Comentarios -

Seguro que ya te han intentado convencer un montón de veces de que abandones Whatsapp en favor de otras aplicaciones de mensajerías, con un puñado de argumentos de peso (casi todos ellos reales), pero al final lo que prima es el hábito y la cantidad de gente que lo utiliza. No hay discusión y no pretendemos cambiar eso, pero sí que intentamos avisarte de una carencia de Whatsapp que tal vez desconozcas y que debes tener en cuenta.

Cada vez que envías una foto por este medio, la aplicación lleva a cabo una compresión enorme del archivo para que 'pese' menos y sea enviado más fácilmente por sus servidores. Esto, que no es un problema para cualquier imagen que envías con la única intención de mostrar algo, es un desastre si lo que intentas es hacer llegar el original a una persona para que haga con él lo que quiera.

El problema fundamental es que, si la imagen ya de por sí puede ir justa de resolución si ha sido tomada con un móvil, además verá reducido su tamaño, con la pérdida de calidad asociada, y será prácticamente inservible en cuanto el receptor pretenda hacer algo con ella más allá de visualizarla en su móvil. Nada de imprimirla para ponerla en un portarretratos, nada de incluirla en un vídeo para ver en pantalla grande, nada de incluirla en un álbum fotográfico...

Eso no quiere decir que no podamos enviar fotos por Whatsapp, sino que entendamos que según el uso que se le vaya a dar a esa foto (ahora o en el futuro), puede no ser el mejor medio para hacerlo, porque es una pena que la foto de nuestra visita al Big Ben, por ejemplo, quede convertida en una imagen medio borrosa para la persona que quiere guardarla como recuerdo  y hacerse un cuadro con ella.

Afortunadamente, es tan sencillo como dejar para el Whatsapp sólo aquellas fotos de consumo diario, para echar unas risas o mostrar algo sin más recorrido, y utilizar el email u otras aplicaciones que no comprimen los archivos, como Telegram, para enviar las fotos que la otra persona puede querer conservar. Así de fácil. El email es lo más cómodo y seguro y sigue existiendo y funcionando, aunque algunos casi lo hayan olvidado.

Esperemos que este consejo os evite sorpresas a la hora de echar mano de una foto que atesorabáis con cariño y os resultó inservible cuando, por ejemplo, decidisteis incluirla en un álbum fotográfico por su baja resolución.

Comentad y compartid esta entrada si os parece interesante. Volveremos con más ideas y consejos con un único fin: ayudaros a mejorar vuestros recuerdos. 

Deja un comentario

Una aplicación para los que no tienen ojo fotográfico

aplicaciones - Comentarios -

¿Eres de los que apuntas, disparas y nunca consigues que tus fotos se parezcan a las que hizo tu amigo estando a tu lado con un móvil peor que el tuyo? Entonces tal vez eres de esa mayoría de personas que simplemente carecen de lo que se suele llamar 'ojo fotográfico', o lo que es lo mismo: encuadras de la peor forma posible en el 90 por ciento de los casos. 

Como suele ocurrir con las cuestiones de habilidades innatas, no hay nada que hacer al respecto. O se tiene o no se tiene esa capacidad para intuir cuál es el encuadre más atractivo. Pero no te preocupes, también hay una aplicación para eso: se llama Camera51.

Con ella instalada en tu smartphone (gratis para Android y iPhone), la regla de los tercios de la que tanto hablan los aficionados a la fotografía dejará de tener secretos para ti sin saber siquiera lo que es. Tú simplemente tendrás que señalar el o los objetos prioritarios de la foto (permite hasta tres dentro del encuadre) y la aplicación te marcará el punto idóneo para que el encuadre esté dentro de los cánones de corrección fotográfica.

No esperes milagros, pero al menos puedes darle una oportunidad para comprobar si así logras que tus fotos tengan un mejor aspecto, que es de lo que se trata. Y también funciona genial para selfies y fotos de grupos, con un buen sistema de detección automática de caras.

Pruébala y cuéntanos los resultados en los comentarios del blog o en nuestra página de Facebook. Tus dudas, sugerencias, preguntas y aportaciones serán bienvenidas.

Deja un comentario

Cinco claves para "resucitar" tus fotos

consejos - Comentarios -

Que levante el dedo aquel que no se ha sentido frustrado cuando ha intentado enseñar las increíbles fotos del último verano a un amigo y se ha encontrado con el móvil de vuelta en la mano en menos de un minuto mientras el espectador en cuestión cambiaba de tema disimulando, con más o menos éxito, su aburrimiento. No te preocupes, no es culpa tuya ni de tus fotos.

Simplemente, el móvil se ha llegado a convertir en la mejor de las cámaras posibles porque es la que siempre tenemos a mano, pero ni mucho menos es el mejor medio para ver esas fotos, especialmente si, como suele ser habitual, éstas se almacenan por cientos (si no miles) tras años sin haber descargado ni borrado nada de lo que hay en su interior.

 

En el día a día nos sirve y nos sobra con el móvil para enseñar a nuestros niños o la foto de la cena del pasado sábado, pero hay ocasiones que merecen algo mejor. Enseñar tus vacaciones o los mejores momentos de tus hijos, las fotos de tu boda o el nacimiento de tu nieto no debe convertirse en algo tedioso para tus espectadores (normalmente tus amigos y familiares).

Por eso, te recomendamos cinco simples pasos que te ayudarán a crear algo más que un montón de fotos de los muchos que circulan por ahí y que son casi tan temidos como los antiguos álbumes de boda por los sufridos 'espectadores':

  1. Haz una selección de tus fotos, aunque te cueste. Realmente muchas de esas fotos que guardas no merecen estar ocupando sitio en tu móvil. Deberías eliminar lo antes posible, sin dejar pasar los días o los meses (luego la pereza ya es insuperable), todas las fotos borrosas, oscuras hasta lo inservible y casi idénticas entre sí, dejando sólo las mejores. 
  2. Descarga regularmente a tu ordenador, o sube a uno de los servicios en la nube gratuitos (o de pago) que existen, tipo dropbox, para tener tus fotos a salvo. Para entenderlo, imagina que hicieses lo mismo con tu cámara de fotos y nunca descargases las fotos que haces con ella. Impensable ¿verdad? Es imprescindible tener las fotos, del móvil y la cámara, a buen recaudo y organizadas. De este modo, si pierdes tu móvil no perderás también todas las fotos de los últimos años.
  3. Elige el tema, motivo o evento para tu vídeo. Esto es lo más fácil: si quieres presentar a tu recién nacido, presumir de tu último viaje, tener un recuerdo especial de tu boda, hacer un vídeo promocional de tu negocio, hacer un regalo a alguien, conmemorar un aniversario o momento especial... Hay tantos motivos como personas.
  4. Plantea el tono que te gustaría que tuviese ese vídeo: divertido, romántico, que toque la fibra, épico... Aquí es dónde va a jugar un papel esencial la música, tanto si tienes claro que hay un tema en concreto que debe aparecer (por la razón que sea) como si sólo deseas que el vídeo tenga un tono determinado (nosotros nos encargaremos de buscar música adecuada).
  5. Elige las fotos que quieras incluir en el vídeo pensando que va a ser visto por otras personas y tal vez en pantallas mucho más grandes que un móvil. Esto implica que las fotos estén enfocadas, no movidas, y los vídeos grabados siempre en horizontal(ninguna pantalla, de TV u ordenador, es vertical y no quedaría bien). Por supuesto, el factor emocional y personal también cuenta y puede pesar más que las limitaciones técnicas de una foto, pero esto debe ser excepcional en el vídeo o de lo contrario la calidad del mismo se resentiría. No pasa nada por incluir una foto oscura o un poco fuera de foco, pero si son muchas el resultado será decepcionante

    Con estos simples pasos se puede crear un vídeo con el que mostrar lo que deseas y dejar con la boca abierta a tu audiencia, en directo o en las redes sociales. Y, además, habrás puesto orden en tu catálogo de fotos, que no deja de ser la historia de tu vida, en imágenes.

    En  próximas entradas hablaremos sobre los vídeos grabados con ese flamante smartphone del que nunca nos separamos.

 

Deja un comentario